Hay un concepto derivado de la agricultura que ilustra mi metodología y es de importancia vital en mi trabajo creativo . Es el concepto de la milpa, método de cultivo utilizado por los Mayas y otras civilizaciones de Mesoamérica, en donde se siembran al menos tres tipos de semilla—maíz, frijol y calabaza. Estos productos ofrecen una alimentación balanceada y son ambientalmente complementarios. La milpa es un cultivo a escala humana—se planta para autoabastecerse e intercambiar o vender el excedente—y tiene tanto que ver con garantizar el sustento físico como con alentar interacciones sociales que aseguren un modo de vida digno y a la vez sustentable.

Así como la milpa, mi trabajo creativo se centra en varias actividades complementarias: producción de vídeo, docencia y gestión cultural. Aunque estas prácticas generan proyectos con características específicas y lapsos de vida diferentes, todas apuntan a satisfacer mis ganas de aprender y de explorar, así como mi necesidad de crear una práctica creativa sustentable.

Contactar Cecilia

5 + 9 =